¡Llámenos para una consulta gratis!

+1 (225) 963 9638

Indemnizaciones de responsabilidad por tropiezos y caídas u otras instalaciones en Luisiana

Los accidentes por tropiezos y caídas, o responsabilidad civil, son algunos de las indemnizaciones por lesiones personales más frecuentes. Este tipo de casos se presentan cuando una parte se lesiona o se daña en las instalaciones del propietario de un inmueble. Sin embargo, este tipo de indemnizaciones pueden ser casos de lesiones personales muy difíciles de manejar debido a las complejidades para probar los elementos necesarios para obtenerlas.

¿Cuáles son los problemas al demostrar los elementos de un caso por tropiezo y caída o responsabilidad de premisa en Luisiana?

Para que una indemnización por tropiezo y caída o responsabilidad de la premisa contra el propietario de un inmueble sea válida, la parte lesionada debe probar los siguientes elementos:

1) La propiedad presentaba un riesgo de daño irrazonable y previsible;
2) El propietario es consciente o debería haber sido consciente de la condición insegura en su inmueble; y
3) el dueño de la propiedad no se preocupó por el daño que su inmueble pudo causar.

Cada uno de estos problemas se discute a continuación:

– La propiedad presentaba un riesgo de daño irrazonable y previsible;

En este caso, la parte lesionada debe demostrar que las condiciones inseguras de la propiedad del propietario presentaban un riesgo irrazonable y previsible de daño. Ejemplos comunes de tales riesgos son el agua u otros líquidos que hay en el piso, agujeros u otros peligros en el inmueble, o mercancía y artículos dispuestos incorrectamente en una tienda.  Sin embargo, no basta con probar que dichas condiciones se presentaron.  En caso de que la parte afectada estuviera al tanto de las condiciones inseguras del lugar, y aún así continuó trabajando, es probable que no se le indemnice.

La frase legal que se considera al evaluar si la propiedad presenta una condición insegura es «abierta y obvia».  Si bien un charco de agua en medio del pasillo de un supermercado puede presentar un riesgo irrazonable de daño, si fuera fácilmente visible, un cliente en la tienda tiene la responsabilidad de evitar caminar en él.  Esto presenta un problema especial en el manejo de indemnizaciones de responsabilidad de locales en el sentido de que el demandante tiene que probar que la condición peligrosa existió, que el propietario sabía o debería haber sabido sobre la condición, pero no había ninguna razón por la que la parte lesionada debería haberlo sabido.

El dueño de la propiedad creó o supo de la condición insegura del inmueble

En este elemento, la parte lesionada debe demostrar que el propietario es consciente o debería haber sido consciente de la condición insegura de su inmueble.  Bajo el principio de notificación constructiva como se describe en el Código Civil de Luisiana, Artículos 2317.1 y 2322, el propietario de un inmueble es responsable de los daños y lesiones causados por las condiciones o defectos inseguros de su propiedad solo si la parte lesionada puede demostrar que el propietario era consciente o debería haber sabido sobre la condición peligrosa de su inmueble a través del ejercicio de un cuidado razonable.  El problema con este elemento para la parte lesionada es que el dueño de una propiedad no puede ser considerado responsable simplemente porque alguien resultó lesionado en su propiedad debido a una condición peligrosa o insegura en el inmueble. Más bien, la parte lesionada debe probar con fundamentos que había una expectativa razonable de que el propietario era consciente o debería haber sido consciente de la condición insegura de su propiedad.

– El dueño de la propiedad no se preocupó por el daño que su inmueble pudo causar.

Además, la parte lesionada también debe demostrar que el dueño de la propiedad no tomó las medidas necesarias para descubrir y reparar la condición peligrosa de su propiedad.  El dueño de la propiedad puede considerarse como responsable de lesiones y daños a su propiedad si es consciente o debería haber estado al tanto de la condición insegura de la propiedad a través de la práctica de un cuidado razonable.  Regresando al ejemplo de un derrame en una tienda de comestibles, si el derrame fue causado por otro cliente y había estado en el suelo durante solo unos minutos, es probable que el propietario de la tienda no se considere responsable.  Sin embargo, si el derrame había estado en el piso durante más de una hora y la tienda no tomó tomando ninguna medida para verificar rutinariamente el estado de sus pasillos y limpiar los derrames, será más fácil probar negligencia por parte de la tienda.

¿Cómo presenta la negligencia comparativa un problema en un resbalón y una caída o una indemnización de responsabilidad en Luisiana?

Bajo el Artículo 2323 del Código Civil de Luisiana, la negligencia comparativa se aplica en un resbalón y una caída o una indemnización de responsabilidad. Este concepto legal exige que la culpa de la parte lesionada pueda reducir una indemnización por el accidente incurrido en las instalaciones del dueño de la propiedad si la parte lesionada causó o contribuyó de alguna manera a sus lesiones.  Algunas de las formas en que una parte lesionada podría tener parte de la culpa en un caso de responsabilidad por resbalón y caída podrían ser:

  • Si la parte lesionada estaba participando en una actividad que le habría impedido ver u observar la condición aparentemente peligrosa en la propiedad.
  • Si la parte lesionada estaba invadiendo ilegalmente la propiedad.
  • Si la parte afectada no tenía ninguna razón para estar en una zona peligrosa.
  • Si la parte afectada ignoró deliberadamente las advertencias obvias y publicó advertencias sobre la condición de la propiedad, o no utilizó medidas de seguridad para evitar un accidente.

Deben haberse presentado lesiones reales.

Al igual que con todas las indemnizaciones por lesiones en Luisiana, probar la negligencia de la otra parte no es suficiente.  El demandante también tiene que probar que él o ella fue realmente lesionado como resultado de la negligencia de la parte demandada.  La naturaleza y la gravedad de la lesión también incidirán el valor de la indemnización.  Puede sufrir una caída en las instalaciones del propietario, pero si su única lesión es un moretón en el brazo, es probable que su caso tenga un valor de recuperación mucho más bajo que alguien que sufre una lesión que requiere cirugía o tratamiento médico extenso.  Por ello, se debe realizar una evaluación médica y de propiedad exhaustiva de la persona lesionada tan pronto como haya ocurrido el accidente, incluso si el daño o la lesión parecen ser menores.

Sufrir un resbalón y una caída o un caso de responsabilidad plantea graves consecuencias financieras y médicas. Incluso una caída leve podría causar lesiones sustanciales a individuos específicos. Por lo tanto, es importante buscar la orientación y la representación legal de un abogado competente en lesiones personales, familiarizado con las complejidades de los casos de lesiones por resbalones y caídas y responsabilidad civil.

Si usted sufre un resbalón y una caída, o un caso de responsabilidad de locales, llámenos al (225) 407-0777, o haga clic aquí para una consulta gratuita. Nuestro abogado de lesiones personales, con experiencia en el campo, puede ayudarle a evaluar su caso, y representarlo a usted y a sus intereses.