En promedio, se estima que cada año hay más de 6 millones de accidentes automovilísticos en los Estados Unidos.  Estos accidentes pueden tener efectos devastadores en las personas o las familias involucradas en estos trágicos acontecimientos.

Aunque algunas de las lesiones o daños sufridos en accidentes son menores, algunos cambian la vida.  Algunos de los daños incluyen, pero no se limitan a daños a la propiedad, ya sea al automóvil mismo u otras propiedades; lesiones mentales y físicas a todas las partes involucradas, incluyendo traumatismos, malestar, rasguños menores, huesos rotos, discapacidades temporales o permanentes, o incluso la muerte.

En un esfuerzo por prevenir los accidentes automovilísticos, resulta fundamental tener en cuenta las causas comunes de los accidentes automovilísticos. Al crear conciencia sobre estas causas, un automovilista de sonido podría verse influido para que tome medidas preventivas y precauciones mientras conduce.

Las causas más comunes de accidentes automovilísticos en los Estados Unidos se pueden clasificar en dos tipos diferentes: accidentes que se deben a errores del conductor y aquellos que no están relacionados con errores humanos.

Accidentes de automóvil causados por un error del conductor

Algunas de las causas comunes de accidentes automovilísticos se atribuyen al error del conductor. Esta categoría de accidentes se aplica a la mayoría de los accidentes automovilísticos. Este tipo de errores incluyen, entre otros:

  • Conductor distraído

Se espera que la atención del conductor durante el manejo se centrare exclusivamente en la carretera. Sin embargo, las distracciones del conductor están presentes.

Después de todo, las distracciones del conductor pueden surgir incluso con la más mínima interferencia de fuentes fácilmente disponibles. Algunas de estas distracciones pueden ser de la radio, otra persona hablando con el conductor, ya sea en persona o a través del teléfono, un niño llorando en el asiento trasero, algo en la carretera que llamó la atención del conductor, o incluso mientras busca direcciones.

Al cambiar la atención del cerebro de una tarea o fuente a otra, la atención del conductor se desplaza constantemente y, por tanto, causa distracción en lugar de centrarse en la carretera.

  • Conducir bajo la influencia de sustancias

Algo relacionado con el tema anterior, beber o estar bajo los efectos de las drogas mientras se conduce puede afectar drásticamente a la capacidad del conductor para controlar el vehículo y responder y reaccionar de forma competente al estado de la carretera.

  • Conducción agresiva e imprudente

La conducción agresiva e imprudente es el tipo de manejo que puede o no violar las normas de tráfico, pero que definitivamente pone a los automovilistas en peligro. Algunos ejemplos de conducción agresiva e imprudente pueden incluir, exceso de velocidad, no pararse en luces rojas o señales de parada, cambiar de carril demasiado rápido, no adherirse al derecho de paso para otros, conducir demasiado cerca de otros vehículos, o incluso no seguir deliberadamente las medidas cautelares establecidas por la ley de tráfico.

  • Motivos de salud

Otra causa trágica de un accidente automovilístico es cuando un conductor se mete en un problema de salud mientras conduce. Algunos de estos problemas de salud pueden ser un ataque cardíaco, ataque de pánico u otras ocurrencias similares. Estos graves problemas de salud pueden provocar que el conductor pierda el control del vehículo y provoque un accidente.

  • Fatiga

Otro factor que puede afectar a la incapacidad del conductor para controlar su vehículo y ser consciente de sus condiciones de conducción es la fatiga.

La fatiga se atribuye a la somnolencia o agotamiento extremo por parte del conductor. Estos pueden ser perfectamente inocentes o inducidos por la medicación u otros elementos. No obstante, el conductor debe ser consciente de su estado físico antes y durante al manejar para valorar adecuadamente si está en condiciones de estar en la carretera.

Accidentes automovilísticos causados por otros factores

Algunas de las causas comunes de accidentes automovilísticos que se pueden atribuir a otros factores fuera del control o error del conductor incluyen:

  • Condiciones meteorológicas

Incluso un ligero cambio en el clima puede causar graves efectos en las condiciones de la carretera, incluyendo carreteras resbaladizas debido a la lluvia, la nieve o el hielo que pueden causar pérdida de tracción en los neumáticos. Además, los niveles de agua/inundación, niebla y vientos pueden afectar negativamente a las condiciones de conducción que pueden causar accidentes automovilísticos.

  • Condiciones de la carretera

Algunas de las condiciones de la carretera son: los baches, las carreteras irregulares, o incluso la basura en la carretera, todo ello puede causar graves condiciones de manejo de los automovilistas y puede conducir a un accidente de coche.

Además, las cuestiones técnicas relacionadas con los semáforos pueden contribuir a las malas condiciones de la carretera y provocar accidentes automovilísticos.

  • Defectos del vehículo

A medida que avanza la tecnología, los coches son más innovadores. Sin embargo, incluso con una tecnología avanzada, aún se pueden producir defectos en los coches. Después de todo, un coche consta de cientos de piezas que necesitan coordinarse de forma precisa para funcionar de manera segura. Sin embargo, un defecto en una sola parte puede provocar un mal funcionamiento del vehículo y ocasionar un accidente.

Por lo tanto, resulta muy importante mantener el vehículo en buenas condiciones de manejo. Esto podría significar mantenerse al día con el mantenimiento del vehículo, junto con el cumplimiento de cualquier retirada o problema del fabricante. Aunque los problemas del coche pueden ocurrir con o sin previo aviso, es importante estar al tanto de los posibles problemas que pueda tener el coche para evitar un accidente.

Como se puede deducir de la lista anterior, los accidentes de coche pueden ocurrir debido a muchos factores diferentes que pueden o no estar dentro del control del conductor. Sin embargo, es crucial practicar la conducción defensiva para evitar accidentes automovilísticos.

Sufrir un accidente es un acontecimiento trágico que requiere no sólo atención médica sino también jurídica. Usted necesita un abogado experimentado en lesiones personales para defender sus derechos y asegurarse que sus intereses se exponen en sus reclamaciones. Si necesita la asistencia y la representación de un abogado experimentado en lesiones personales, por favor no dude en llamarnos al (225) 407-0777, o puede ir a nuestro sitio web en www.messerfirm.com para ponerse en contacto con nosotros sobre una consulta gratuita.