¡Llámenos para una consulta gratis!

+1 (225) 963 9638

Causas comunes de accidentes de navegación

La navegación o andar en barco es un estilo de vida del que disfrutan muchos estadounidenses, especialmente los que tienen la suerte de estar cerca de cuerpos de agua. Sin embargo, esta actividad acuática conlleva riesgos muy peligrosos que pueden ser fatales, por lo que es crucial conocer las causas más comunes de los accidentes de navegación y cómo un operador de embarcaciones puede prevenir estas situaciones.

Algunas de las causas más comunes de los accidentes de navegación son las siguientes:

Falta de atención del operador

La falta de atención del operador se describe como la «falta de atención del operador de la embarcación a la embarcación, a sus ocupantes o al entorno en el que opera la embarcación».

En las estadísticas de navegación recreativa de 2019 recopilada por la Guardia Costera de los Estados Unidos, la falta de atención del operador fue identificada como la causa más común de los accidentes de navegación.

La falta de atención de los operadores puede tener consecuencias muy graves e incluso mortales, como por ejemplo colisiones, caídas de pasajeros o de la tripulación y resbalones a bordo.

Vigilancia inadecuada

Parte del manejo adecuado de una embarcación es tener una vigilancia adecuada. En virtud de la regla 5 del Reglamento Internacional para Prevenir los Abordajes en el Mar, el operador de una embarcación debe mantener una visión sin obstáculos desde el timón para poder observar continuamente las aguas de la proa y los costados de estribor y babor y ajustar el manejo de la embarcación en función de los cambios en las condiciones.

Un puesto de observación adecuado garantiza básicamente que se vigile a otras embarcaciones, a los nadadores, a las zonas de baño, a los esquiadores, a las banderas, a las redes de pesca u otras boyas, a los residuos flotantes o a los obstáculos que puedan colisionar con la embarcación.

Por lo general, se designa a un ayudante de vigía para que ayude en esta tarea crítica. Si no se presta la debida atención y advierte al operador de cualquier peligro, puede provocar un accidente de navegación.

Exceso de velocidad

Al igual que los vehículos terrestres, las embarcaciones deben operarse a una velocidad segura para evitar accidentes, principalmente para garantizar que el operador tenga el control total de la embarcación en todo momento. También es importante recordar que hay que mantener una velocidad segura incluso si el operador de la embarcación tiene experiencia.

Infracción de las normas de navegación de las vías navegables

Al igual que ocurre con los vehículos de motor en el interior del país, las embarcaciones deben respetar las normas de navegación de la vía navegable. Siguiendo las normas establecidas de la vía navegable, el operador de una embarcación puede evitar accidentes de navegación, incluidas las colisiones con otras embarcaciones. Algunas de estas importantes normas de navegación son saber quién tiene derecho de paso, las reglas para los que se cruzan, el rumbo para encontrarse de frente o cómo navegar si una embarcación tiene que adelantar a otra.

Consumo de alcohol o drogas

Como se ha señalado anteriormente, el control total de la embarcación es importante para evitar accidentes de barco. El buen funcionamiento de un buque también requiere que el operador sea capaz de tomar decisiones rápidas y racionales. Sin embargo, el consumo de alcohol o drogas puede mermar la capacidad del operador de una embarcación para tomar decisiones coherentes o realizar reacciones lógicas inmediatas para hacer frente a cualquier peligro potencial al que se enfrente la embarcación. Por lo tanto, es importante mantenerse alejado del alcohol y las drogas mientras se manejan los barcos.

Y lo que es más importante, existen graves sanciones penales por infringir estas normas. En Luisiana, la ley prohíbe específicamente a cualquier persona manejar una embarcación acuática, incluidos los barcos, con una concentración de alcohol en sangre de 0,08% o superior.

Fallo del motor o del equipo

Otra causa común de los accidentes de embarcaciones es el fallo del motor o del equipo durante el funcionamiento de la embarcación. Estos problemas técnicos pueden evitarse mediante una inspección y un mantenimiento adecuados de la embarcación antes de su funcionamiento.

Por lo tanto, resulta crucial mantener el mantenimiento de la embarcación para disminuir los riesgos de cualquier fallo y accidente durante el funcionamiento de la misma.

Condición de agua peligrosa 

Las aguas peligrosas pueden producirse por los cambios repentinos de la corriente de agua o las rápidas mareas que dificultan la navegación mientras se maneja una embarcación. Por ello es importante recordar que las condiciones del agua pueden cambiar repentinamente sin previo aviso.

Teniendo en cuenta estos retos, es importante que el operador de una embarcación tenga experiencia no sólo en los cambios repentinos de las condiciones del agua, sino también que sea consciente de los cambios a los que debe ajustarse para navegar con éxito por las aguas.

Condiciones meteorológicas peligrosas

En su mayor parte, las condiciones meteorológicas actuales pueden anticiparse. Sin embargo, al igual que ocurre con las condiciones del agua, hay circunstancias en las que pueden producirse cambios repentinos en el tiempo que podrían causar condiciones peligrosas para la navegación. Estas condiciones meteorológicas peligrosas que pueden suponer un riesgo para el manejo de una embarcación incluyen, entre otras, vientos fuertes, rayos, niebla o nubes oscuras.

En estas circunstancias, contar con un operador de la embarcación que esté atento a cualquier cambio repentino en las condiciones meteorológicas y con experiencia en el manejo de tales circunstancias es importante para disminuir el riesgo de sufrir un accidente de barco.

Fuerza de las olas o estela

El despertar o la fuerza de las olas es lo que deja un barco al atravesar el agua a diferentes velocidades. Por lo general, una embarcación que se desplaza a gran velocidad deja una gran perturbación en el agua que puede provocar un movimiento enérgico que conduce a accidentes peligrosos, incluso mortales, para los pasajeros de la embarcación o para quienes se encuentran alrededor de ella.

Los accidentes de navegación pueden producirse por diversas causas y tener consecuencias graves o incluso mortales. Sin embargo, los accidentes de navegación no se limitan a los operadores o pasajeros de una embarcación. Los accidentes de barco también pueden afectar a cualquier persona que esté en el agua o que haya estado en contacto con una embarcación. Por ello, es importante estar atento cada vez que se encuentre en un cuerpo de agua.

Si usted o un ser querido es parte de un accidente de navegación, usted necesita un abogado de confianza para defender sus derechos vigorosamente. Nuestros abogados especializados en lesiones están aquí para guiarle y ayudarle en su caso. Por favor llámenos al (225) 407-0777, o puede hacer clic aquí para ponerse en contacto con nosotros para obtener una consulta gratuita. Nuestros confiables abogados en lesiones personales pueden ayudarlo a evaluar su situación, representar su reclamo y responder cualquier inquietud que pueda tener con respecto a su demanda.
[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=»4.15.1″ _module_preset=»default» hover_enabled=»0″ sticky_enabled=»0″] [/et_pb_code][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]